Amor de lejos…

long-distance-loveUna de nuestras amigas de Revuelo me invitó a que escribiera sobre el tema amor de lejos…  Por favor, nadie complete la frase, pues son muchos los factores a considerar antes de concluir que es o no posible mantener una relación a distancia.

La situación del País ha provocado el éxodo de muchas familias, que se van unidas para buscar un mejor futuro.  Pero esos, no son los únicos casos.  Cada vez con más frecuencia escucho que una pareja decidió mudarse temporeramente a Estados Unidos u otro país para buscar trabajo, mientras el otro se queda en la Isla a cargo de sus hijos.

Esa puede ser una opción para muchas parejas y el final de la relación para otras.

Conozco una mujer madura que tiene su pareja desde hace 20 años.  No han querido casarse, ni vivir juntos.  Sencillamente son eternamente novios y eso les funciona.  Claro, no puede compararse con un traslado al exterior pues, en el peor de casos, si ambos viven en puerto Rico, no les toma ni dos horas encontrase para estar juntos. Pero que tu pareja se mude a otro país, son otros veinte pesos.

Creo que el factor más sensitivo es la fidelidad y la confianza.  No saber qué lugares o personas frecuenta, cuál es su nuevo estilo de vida y cómo maneja el sentimiento de soledad, puede ser una tortura para cualquiera. 

Por otra parte, si manejas la situación con madurez, la distancia puede presentar muchas ventajas.  Por ejemplo:  tienen tiempo para cada uno, se van a extrañar y probablemente a valorar más y los reencuentros pueden ser bien emocionantes, devolviendo la chipa a la relación.

No creo que haya una respuesta única.  Lo que le funciona a una pareja, no necesariamente le funciona a otra.

A esa amiga de Revuelo que quiso saber mi opinión, le doy mi apreciación.

Si ustedes son una familia con hijos y no hay otra opción que no sea que tu esposo se traslade, por supuesto que deben intentar que funcione. El núcleo familiar no se tira por la borda sin contemplación porque surja una prueba difícil.  Vale la pena intentarlo.

No obstante, establezcan las reglas del juego, como, por ejemplo: por cuánto tiempo será, cada cuánto tiempo van a viajar para verse, cómo será su comunicación diaria, la importancia de que ambos ayuden al sustento del hogar en el que permanecen los hijos, las expectativas de mantener el respeto y la fidelidad.

Pero solamente tú sabes lo que grita tu instinto y tu corazón.

Si deciden hacerlo, mantengan una comunicación bien sincera.  Si en algún momento deja de funcionar para alguno de los dos, no dejen que la situación se salga de control.  Hablen a tiempo, reevalúen y decidan.

Le formulé la misma pregunta a un grupo de amigas y comparto el video con ustedes:

Ellas opinan sobre el amor de lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s